No sólo de videojuegos vive el hombre por lo que hoy,  tenemos el gran placer de hablar con todo un artista de la música electrónica y viejo conocido del sector en nuestro país (y más allá de nuestras fronteras). Conocido en el mundillo musical como Victor Ark (como no podía ser de otra manera, en honor al protagonista de uno de los juegos más famosos de Super Nintendo, Terranigma) lleva años dedicado en cuerpo y alma al sector de la música, tanto como productor como DJ, y desde hace algún tiempo podemos verle también en su canal de youtube, donde ademas de música nos habla de su otra gran pasión, los videojuegos clásicos.

Con una ya larga carrera a sus espaldas, nuestro amigo Víctor no para quieto, y además de hablarnos en las últimas semanas de algunos de los más famosos productores musicales del sector del videojuego clásico a través de su canal, nos cuenta hoy que está preparando nuevos e interesantes proyectos a nivel musical para que podamos seguir disfrutando de su música como lo hemos hecho hasta ahora. Si queréis enteraros de todo esto y muchas más cosas, ¡seguir leyendo!

Háblanos un poco sobre ti. ¿Quien es Victor Ark y cómo se forja tu afición a la música y los videojuegos?

Para ahondar sobre quien soy, tengo que explicar mis inicios y mi pasión por la década de los 80s, todo se remonta a que desde que tengo uso de razón, en casa solía sonar música Dance, englobando el Italo-Disco, Hi NRG, Tecno Pop, Synthwave... y por aquel entonces recuerdo en 1991 ver a mi primo jugando al Sonic the Hedgehog en una Game Gear, aquello me atrapó y cambiaría mi visión del mundo para siempre, aquel colorido y la música a base de sintetizadores con melodías pegadizas, fue entonces cuando para mi cumpleaños pediría una consola, y me tocó la Game Boy, al principio con recelo, pero pasados los años, sé que mis padres acertaron y se lo agradezco, con el tiempo vino la NES, SNES, N64 y PS1, consolas que exprimí todas al máximo.

Mi experiencia con los videojuegos y la música ha ido siempre de la mano, recuerdo ir a clase con el walkman y con la Game Boy en la mochila, bajar a jugar en la calle con los amigos y vecinos compartiendo estas dos aficiones, al mismo tiempo que coleccionar tazos, cromos, y un largo etc, haciendo que no cambiase mi infancia por nada, y cualquiera que vivió su niñez en los 80 y 90 sabrá de lo que estoy hablando.

A principios de los años 2000, en mitad de la ESO, empecé a coleccionar vinilos y adquirí un sintetizador, admiraba tanto la música electrónica de los 80-90, así como la de los videojuegos, que quería y necesitaba crearla por mi mismo, al principio era muy duro, apenas había información para formarse en este tipo de producciones y menos sin internet por aquel entonces en mi casa, recuerdo largas noches “experimentando” y descubriendo poco a poco como se hacía, todavía lo recuerdo y era mágico.

A mediados de los años 2000 me dispuse a realizar algunos pinitos como DJ, así como también a organizar fiestas estudiantiles de música Italodance (que era lo que más sonaba en la provincia de Gerona por aquel entonces) y aprovechaba para introducir mis producciones propias y ¡me encantaba ver cómo la gente seguía bailando! Después de mucho trabajo, me aventuré a enviar mis maquetas a todas las discográficas de Europa que conocía, y en concreto, una apostó por mi, Digidance de Holanda, donde querían promocionar mi primer tema titulado Coming Back y que fue nº1 en 2006 por las listas Dance de Holanda, Suecia, Alemania y Polonia, meses más tarde llegó a España a través de Blanco Y Negro Music y alcanzó también al primer puesto en la emisora catalana Flaix FM, pero si por una producción se me conocía en Cataluña fue la canción de Messenger (2007) que estuvo varias semanas como Nº1 en Flaix FM y sonaba en todas las discotecas, lo que me llevó a realizar actuaciones en discotecas como Millennium & Cosmic Club (Gerona), BigBen (Lleida), Hot Fata (Costa Brava), Sotavento, Up&Down (Barcelona) y un largo etcétera…

Fue entonces cuando me especialicé en el sector, aunque siempre como un hobby y sin dejar de lado los estudios y mis aficiones, llegué a sacar un CD álbum con 12 temas por Blanco Y Negro Music, cuyo primer sencillo More Physical llegó a ser de nuevo nº1 en Flaix Fm y el video en Youtube consta con más 1.500.000 de visitas en el canal de la discográfica, pero si por una canción siento devoción, es por Bacia Me (2012), he visto videos por todo el mundo sonando tanto en Japón, México, California, Rusia … y ver que algo tuyo puede hacer bailar y despertar emociones alrededor del mundo es algo fantástico.

Después de realizar este objetivo, y de querer centrarme en otros proyectos personales y tomar más tiempo para mi, en 2013 dejé de lado el mundo del DJ y solo me dedique a las producciones de ámbito y sonido de los 80s, que es lo que realmente me apasiona, trabajo con sellos independientes que sacan esta música en formato de vinilo, y ver tu música y poder tocar el disco es increíble, así como también, nació en mi la nostalgia, como muchos que estarán leyéndome, de coleccionar los videojuegos de la infancia, eso me llevó a conocer a muchísima gente, de la que a día de hoy, son buenos amigos y hablamos a diario.

¿Qué lleva a un músico a día de hoy a realizar música tal y como se haría hace más de 30 años?

En mi caso, y supongo que como a muchos, los 80s son gloriosos en casi todos los ámbitos, sobretodo en música, cine, y como no en videojuegos, además de eso, lo que destaca de aquella época es la creatividad, valores y arte, en resumidas palabras, las obras tenían alma, cosa que a día de hoy, rara vez sucede, cualquier éxito actual en un año queda en el olvido, y en cambio los 80s perduran, ¿por algo será no?

¿Cómo ves la industria musical actual? ¿Qué diferencias ves con la industria de los 80s y 90s?

Son dos polos totalmente opuestos, no tienen nada que ver, el factor Internet, le pese a quien le pese, ha matado la música, es una herramienta de doble filo que te permite llegar a todo el mundo pero que a la vez solo el 1% compra tu obra legalmente, los que no compran se escudan en que la música es cultura y debe de ser gratis, en los 80s y 90s, quien quería música, la tenía que costear, eso permitía el auge de grupos, discotecas, recopilatorios de nivel y la sostenibilidad del sector, antes había los que empezaban, los del medio y los de arriba, ahora solo están los de arriba y los que sobreviven o lo hacen por amor al arte.

Qué crees que tiene la música de la década de los 80 para, a día de hoy, seguir de plena actualidad mientras otros estilos o géneros posteriores han caído en el olvido

Tienen alma y está hecha por músicos de verdad, constan de unos acordes, harmonía y letras pegadizas que te remueven por dentro. La mayor parte de la música de grandes masas, carece de estas virtudes en su gran mayoría, y el problema está cuando personajes virales sin un ápice de conocimiento musical se convierten en hitos y tienen detrás una fuerte promoción en marketing que le venderían hasta hielo a un esquimal, eso hace que miremos hacia atrás y valoremos que existen piezas atemporales que son inmortales.

La industria del videojuego guarda muchos paralelismos con la industria musical, casi podemos decir que han ido de la mano. ¿Consideras que el sector del videojuego actual peca de los mismos problemas que la industria musical?

Claro, incluso hay un antes y un después desde que se pudo empezar a piratear, ¿quien no ha jugado a un juego pirata de PS1? eso propicia a que las compañías de videojuegos se focalicen en lanzar solo títulos de grandes masas, para paliar el efecto de pirateo, en cambio, un juego para un público más modesto, no saldría rentable, cosa que antes podía cubrir los costes si las ventas eran bajas, ahora es un riesgo demasiado elevado, aunque las consolas como Nintendo Switch, tienen un filtro importante, el cartucho, de aquí a que se pueda hackear, pasará un tiempo, y ese tiempo es vital para que las ventas sean de forma legal y cubrir los costes para sostener el sector.

Somos muchos los apasionados de la música synthwave y chiptune, ¿podrías recomendarnos algunos artistas destacados del género?

Uf! hay muchísimos, pero personalmente me gustan los temas vocales de y las cantaditas, de hecho, estoy a punto de lanzar al mercado un LP en vinilo titulado Worlds Forgiven con 8 temas 100% synthwave, e incluye alguna perla como un tema de la película Críters de 1986 que no fue incluido en la BSO original y no existe en vinilo, logré contactar con la cantante original y regrabar el tema, así como temas mucho más frenéticos, fusión entre sintetizadores con guitarras eléctricas y todos cantados.

En tu canal de youtube nos has hablado de algunos de los músicos y compositores más afamados del sector del videojuego. ¿Qué importancia tiene la música en un videojuego? ¿Cual es tu sistema o saga favorita, musicalmente hablando?

¡Es vital! ¿Os imagináis cualquier RPG de vanguardia sin su música? Musicalmente hablando en cuanto a videojuegos, lo confieso, soy un Nintendero acérrimo, es así, aunque también soy muy fan de la primera PS1, mis juegos favoritos son Suikoden 1 y 2, llegué a pasármelos completando el 100% y eso aporta un regalo (no quiero hacer spoiler) y la sensación es inigualable.

En una web como la nuestra, la pregunta es obligada. Sabemos que, además de a la música, eres un gran aficionado al videojuego clásico. ¿Cuales son tus sistemas favoritos? ¿Qué joyas albergas en tu colección?

Mis joyas más preciadas son Terranigma, Suikoden 2, los Final Fantasy, Zelda en cada plataforma, TODOS los Mario, Metal Gear Solid y me he pasado decenas de veces todas las obras de Rare (Donkey Kong Country, Banjo Kazooie, etc). No quisiera despedirme sin dar las gracias a todos los lectores, seguidores y por supuesto en especial a los instigadores de esta entrevista, Lolezno y Daniels por brindarme la oportunidad de poder llegar a todos sus adeptos y apasionados tanto de los videojuegos como de la música.

No olvides seguirnos en nuestro perfil de facebook o también a través de nuestra cuenta de twitter si no te quieres perder más artículos como éste y estar al corriente de las últimas noticias del mundo de los videojuegos clásicos.

Compártelo!