Un año mas, el pasado fin de semana (del viernes 27 al domingo 29 de octubre) tuvo lugar una nueva edición de una de las ferias dedicadas al sector de los videojuegos más importantes de nuestro país, la Madrid Gaming Experience. Con tan sólo dos ediciones a sus espaldas (bajo el nombre de Madrid Gaming Experience) se ha convertido en todo un referente a nivel nacional, tanto para los amantes de los videojuegos actuales o los e-Sports como para los aficionados a los videojuegos clásicos y el coleccionismo, bajo el marco de Retro World.

Un total de casi 105.000 personas visitaron la feria, superando casi en un 40% la afluencia de la edición anterior, sin duda todo un éxito para la organización. Como os podréis imaginar, nuestro paso por la zona dedicada tanto a los videojuegos actuales como a los e-Sports fue casi testimonial, y desde un rato antes de la apertura el viernes (primer día de feria) ya nos encontrábamos en la zona Retro World, donde pudimos disfrutar del placer de pasear por sus pasillos antes de que fuesen abarrotados por el público que se agolpaba ya desde primera hora de la mañana en los accesos a la feria.

Sin duda alguna, una de las zonas que más gustan a todo amante de los salones arcade de los 80 y 90 es la dedicada a las máquinas de pinball, donde pudimos disfrutar de algunos de los muebles de más éxito de la época. ¿A quien no le gustaría tener todas estas máquinas a su disposición? Todo un privilegio

La zona central de Retro World estaba ocupada, además de por las mencionadas máquinas de pinball, por una gran muestra de consolas de casi todas las generaciones conectadas y listas para jugar, con una gran selección de títulos que hicieron las delicias de muchos de los que nos dejamos caer por allí. Como es habitual en este tipo de ferias es ya costumbre ver a muchos de los que, en su momento crecieron con estas consolas, acompañados de sus hijos disfrutando juntos de sus juegos favoritos.

Una gran cantidad de puestos, listos para jugar, con títulos para todos los gustos y de consolas tan recordadas como Atari 2600, Sega Master System, Nintendo NES, Super Nintendo o Dreamcast entre muchas otras.

Al igual que ya ocurrió en la pasada edición, pudimos disfrutar de una impresionante exposición de consolas y sistemas con los que recorrer la historia de los videojuegos desde sus inicios hasta hoy, muestra que debemos agradecer al compañero Alejandro Blanco, y que siempre es todo un placer poder contemplar. Además de todo esto, no podían faltar un gran número de muebles arcade con juegos para todos los gustos, aunque este año se echaron en falta más máquinas originales, siendo en su gran mayoría reproducciones actuales.

Siempre es un placer jugar a nuestros arcades favoritos en un mueble como dios manda, aunque se echaron de menos mas máquinas originales, único detalle en el que la feria “perdió nivel” respecto al año pasado

Sin duda alguna, una de las zonas más concurridas durante el transcurso de la feria fue la dedicada a las charlas y conferencias, donde pudimos escuchar diferentes exposiciones. Compañeros como Todo Mega Drive (@TodoMegaDrive) con una interesante charla sobre las consolas de SEGA, Retro Gaming Ladies (@Gaming_Ladies_) con varios talleres y charlas, además de asistir a interesantes simposios y presentaciones de algunos de los libros dedicados al sector de los videojuegos clásicos de manos de los chicos de Héroes del Papel o Game Press entre muchas otras ponencias. Por nuestra parte, tuvimos el placer de presentar una charla enfocada a uno de nuestros temas favoritos, la publicidad en los videojuegos de la década de los 90. Fue todo un honor y desde aquí agradecemos a los muchos que decidisteis perder vuestro tiempo escuchándonos, además de poder compartir con algunos de vosotros impresiones después de la charla.

Aquí podéis verme en uno de los momentos de nuestra charla sobre la publicidad y videojuegos en la década de los 90, la foto es del compañero @Tel_K_Gaming. Una experiencia genial que espero volver a repetir el año que viene.

Frente a la zona de conferencias, se encontraba el que quizá fue uno de los espacios más emotivos de esta Madrid Gaming Experience, la exposición dedicada al maestro Azpiri, recientemente fallecido. Habitual en este tipo de eventos, no podía faltar una muestra como la que pudimos contemplar, con algunas de sus obras y numerosos originales. Todo un homenaje a una figura que sin duda ha sido y será recordada como la de uno de los mejores ilustradores (especialmente si nos centramos en la industria del videojuego) de más éxito y calado de nuestro país.

Siempre es un placer contemplar originales del gran Azpiri, una lástima su reciente perdida, se nos ha ido un maestro y todo un referente. Genio y figura, gracias por todo lo que nos dejas Maestro.

Otro de los principales reclamos de las cada vez más numerosas ferias orientadas al sector de los videojuegos clásicos son los puestos de venta y tiendas. Fueron muchos los que se dieron cita allí, con artículos de lo más variopinto, desde juegos para casi cualquier sistema clásico y actual, pasando por merchandising, consolas, repuestos, publicaciones y casi cualquier cosa relacionada con nuestra afición favorita. Una buena oportunidad de encontrar ese título que llevamos tiempo buscando o simplemente de recorrer los puestos y contemplar la gran cantidad de material que ponían a disposición del visitante. Sin entrar a debatir el siempre espinoso tema de los precios, por nuestra parte vimos cosas de todo tipo, pocas “gangas” pero si artículos a precios razonables.

Aprovechando nuestra visita a la feria, no quisimos dejar pasar la oportunidad de ver qué novedades preparan las principales compañías del sector, y también nos quisimos dar una vuelta por toda la zona dedicada a los videojuegos actuales. Amplios stands en los que probar los últimos lanzamientos para Nintendo Switch, PS4 o Xbox One así como un espectacular escenario donde tenían lugar los enfrentamientos y torneos de e-Sports que allí se dieron cita hicieron disfrutar a muchos de los asistentes, principalmente a los más jóvenes, que poblaban los pabellones. Para usuarios como nosotros, aún resulta impresionante ver la cantidad de gente que mueve todo lo relacionado con los e-Sports, y es de mucho agrado ver (aunque concretamente, no tuvieran presencia en esta feria) cómo algunos juegos como Windjammers u otros títulos clásicos se están empezando a colar en estas cada vez más multitudinarias competiciones.

En resumen, un evento más que recomendable para cualquier aficionado al mundo de los videojuegos, tanto para los que disfrutamos con los viejos clásicos como aquellos que prefieren los juegos actuales. Un genial punto de encuentro para coleccionistas, al que esperamos volver el año que viene y poder seguir disfrutando con ello de nuestra bonita afición. No nos queda otra que felicitar a la organización de la feria y animarles a seguir haciéndolo igual de bien en futuras ocasiones. Os dejamos para cerrar este pequeño reportaje alguna imagen más de lo que pudimos ver por allí. ¡Hasta el año que viene!

No olvides seguirnos en nuestro perfil de facebook o también a través de nuestra cuenta de twitter si no te quieres perder más artículos como éste y estar al corriente de las últimas noticias del mundo de los videojuegos clásicos.

Esta última foto resume a la perfección el espíritu de ferias como esta, que el legado del videojuego clásico perdure en las nuevas generaciones, y sepan valorar y disfrutar estos “desfasados y anticuados” juegos. Gracias Retro World por regalarnos imágenes como éstas.

Compártelo!