Tras estas semanas de descanso estival, volvemos a la carga con una de nuestras secciones favoritas que seguro algunos estabais ya echando de menos. En esta ocasión, y aprovechando el buen momento de forma que vive nuestro querido erizo azul, Sonic, hablamos de uno de nuestros juegos favoritos para la 16 bits de SEGA, Sonic & Knuckles, aunque poco más hay que decir de un clásico como éste que no se haya dicho ya.

Lanzado en 1994, meses después que su predecesor Sonic 3, es una secuela directa de éste (de hecho, inicialmente formaban parte de un mismo proyecto, que por su magnitud y para cumplir con la fecha de entrega prevista se decidió separar en 2 títulos independientes) y fue el primer y único juego que utilizó la tecnología Lock-On en un cartucho para Mega Drive. Esta tecnología consistía en la inclusión de un slot en el propio cartucho que nos permitía conectar a el otros títulos de la saga, añadiendo nuevas pantallas o funcionalidades, especialmente en el caso de Sonic 3, fusión de la que surgía Sonic 3 & Knuckles, considerado por muchos el mejor juego de la franquicia hasta la fecha y el juego que los desarrolladores tenían en mente cuando empezaron a trabajar en el proyecto.

La principal novedad que trajo consigo Sonic & Knuckles fue la inclusión de Knuckles como personaje jugable, personaje con habilidades muy diferentes a las que nos tenían acostumbrado nuestro fiel Sonic. La posibilidad de escalar paredes o planear nos abre todo un nuevo mundo de posibilidades a la hora de recorrer y explorar los diferentes niveles. El juego nos permite elegir entre Sonic o el propio Knuckles para completar la aventura. Gráficamente, no aporta ninguna novedad respecto a Sonic 3, manteniendo el espléndido trabajo de diseño en cada escenario, con un detalle y colorido que aún a día de hoy conserva toda su frescura. A nivel de diseño de personajes destacan por méritos propios las animaciones, soberbias, y de lo mejorcito que pudimos ver en una consola de la generación de los 16 bits.

Centrándonos en el aspecto coleccionable, nos encontramos con uno de los pocos juegos para Mega Drive editados en caja de cartón, algo que principalmente se debió al mencionado cartucho Lock-On y su mayor tamaño, que impedía albergarlo en un estuche clásico de plástico habitual. Debido a esto, se complica encontrar a día de hoy unidades a la venta en buen estado, ya que como es habitual en cajas de cartón se deterioran con más facilidad de lo que estamos acostumbrados en los títulos para Mega Drive. Pese a ser un título relativamente común en los últimos años se ha ido revalorizando.

No olvides seguirnos en nuestro perfil de facebook o también a través de nuestra cuenta de twitter si no te quieres perder más artículos como éste y estar al corriente de las últimas noticias del mundo de los videojuegos clásicos.