Desde que Nintendo anunció oficialmente hace unos días el lanzamiento, programado para el próximo 29 de septiembre, de la versión mini de su Super Nintendo (Nintendo Classic Edition: Super Nintendo) la primera pregunta que muchos nos hicimos fue precisamente cuántos y qué juegos se incluirían de serie.

Personalmente, y al ver que sólo se incluían 21 juegos en la consola, lo primero que pensé fue que se habían tenido que dejar grandes títulos en el tintero. Nadie pone en duda que los 21 juegos escogidos son todos de una calidad indiscutible, pero son pocos, muy pocos, para lo que un catálogo como el de Super Nintendo nos ofrece.

Como muchos medios están publicando, no podíamos dejar pasar la oportunidad de nombrar nuestras “ausencias más destacables” en la pequeña consola de Nintendo. Hemos escogido 10 títulos, pero podrían haber sido otros 20 o 30, y como suele ser habitual en estos casos, los gustos personales de cada cual hacen que cada uno tenga sus propias ausencias favoritas, que nos encantaría conocer. Vamos con ellos:

Terranigma

Lanzado al mercado europeo en las navidades de 1996, fue uno de los últimos títulos “de renombre” para la 16 bits de Nintendo, ya con las consolas de nueva generación en el mercado. Desarrollado por Quintet (y distribuido por Enix) es uno de los RPG más recordados del sistema, al menos en nuestro territorio, donde gozó de bastante éxito, ya no sólo por su gran calidad si no también por venir traducido al castellano (algo que por aquel entonces, no era del todo habitual).

Con una gran variedad en el diseño de escenarios y personajes, nos encontramos ante un título estéticamente genial, donde destacan especialmente las animaciones de los personajes protagonistas, de los que personalmente aún me sorprende la expresividad conseguida con apenas un puñado de píxeles. Una genial banda sonora y una duración y dificultad ajustada a la perfección hacen de este Terranigma uno de esos títulos que ningún amante de los buenos RPG debería dejar pasar.

Knights of the Round

Posiblemente uno de los mejores port de máquina arcade para una consola de 16 bits, Knights of the Round es aún a día de hoy objeto de deseo de muchos coleccionistas y amantes de los clásicos de los salones recreativos. Este beat’ em up con toques de RPG, que llegó a nuestro territorio de la mano de Capcom en 1994, mantiene a la perfección la esencia del original. A día de hoy, una pieza muy buscada en su formato original, y más si hablamos de la versión españolizada, por el cual nos tocará rascarnos el bolsillo si queremos hacernos con una unidad en buen estado.

Super R-Type

Uno de los clásicos de una desarrolladora mítica como Irem y que llegó a Europa en el año 1992. En su día, este Super R-Type desquició a más de un jugador gracias a su elevada dificultad, pero enamoró a tantos otros con su sublime control y su acertado desarrollo, lo que con el tiempo le ha llevado a ser considerado por muchos uno de los mejores matamarcianos de la época.

Chrono Trigger

Desarrollado por Squaresoft y lanzado al mercado en 1995 es uno de esos grandes títulos que nunca llegó a territorio Europeo. Es considerado por muchos uno de los mejores RPG de Super Nintendo, y por ende uno de los mejores títulos de El Cerebro de la Bestia. Revolucionario en su momento, tanto a nivel gráfico como jugable (incluyendo numerosas opciones de juego, diferentes finales o desarrollos de la historia) es una de esas ausencias inexplicables en el catálogo de la nueva mini de Nintendo.

Dragon Ball Z Super Butouden​ 2

Si por algo muchos jugadores recuerdan una consola como Super Nintendo es por la cantidad de juegos de gran calidad basados en la serie Dragon Ball que aparecieron para ella, entre los que éste Super Butouden 2 destaca por méritos propios. Sus innovadores modos de juego, su gran calidad gráfica o su endiablada jugabilidad hicieron de este título un imprescindible tanto para los seguidores de la serie como para los amantes de los juegos de lucha.

Teenage Mutant Ninja Turtles IV: Turtles in Time

Las a día de hoy maltratadas Tortugas Ninja gozaron de una gran popularidad en la década de los 90, siendo una de las franquicias de moda en el momento, lo que llevó al desarrollo de numerosos títulos para diferentes sistemas, entre ellos esta genial conversión de uno de los arcades de más éxito de la época para la Super Nintendo. No se explica cómo ha quedado fuera este genial juego, que no sólo es una fantástica conversión si no que además aporta interesantes novedades como nuevos niveles. Gráficamente nos encontramos ante un título muy destacable, con unas animaciones geniales y sobre todo, un gran sentido del humor que nos acompaña a lo largo de toda la aventura.

Demon’s Crest

Demon’s Crest llegó a nuestro mercado entrado ya el año 1995 de la mano de Capcom. Perteneciente a la serie Gargoyle’s Quest (spin off de la franquicia Ghosts ‘n Goblins) es uno de los juegos más complicados de Super Nintendo, siendo todo un reto incluso para jugadores experimentados. Precisamente su complicado desarrollo es uno de los puntos fuertes de un título genial, que puede llegar a desesperar en el tramo final de la historia.

A nivel técnico nos encontramos con un juego que destaca en casi todos los aspectos. Unos gráficos muy cuidados, con un diseño tanto de escenarios como de personajes sencillamente geniales, o una banda sonora tétrica que nos sumerge aún más si cabe en la historia hacen de este Demon’s Crest uno de los títulos imprescindibles de Super Nintendo. Mencionar que en su momento no gozó de una distribución demasiado extensa en nuestro país (nos llegó gracias a la distribuidora Arcadia) y hacerse a día de hoy con una unidad españolizada puede convertirse en una tarea igual de complicada que el propio juego en sí.

Axelay

Axelay es sin duda alguna uno de esos juegos que en su momento vendió consolas por sí solo, un título de los que un poseedor de Super Nintendo se sentía orgulloso de defender en cualquier patio de colegio de los 90. Bajo el sello de Konami, llegó al mercado en 1992, consiguiendo sorprender a propios y extraños con unos gráficos que en su momento no dejaron a nadie indiferente.

Este shot’em up se aleja del desarrollo tradicional de los juegos de este tipo, combinando pantallas con un scroll horizontal con otras pseudo tridimensionales de un aspecto visual impresionante, conseguidas gracias al famoso Modo 7 del que sólo Super Nintendo podía alardear en la época. Uno de esos juegos ya legendarios y que pese a contar con 25 años a sus espaldas no ha envejecido nada mal. Sin duda Konami sabía lo que se hacía cuando se decidió a programar Axelay para nuestras consolas.

International Superstar Soccer Deluxe

Lanzado por Konami allá por el año 1995, es uno de esos juegos que podemos decir que marcó un antes y un después en el mundo de los simuladores deportivos. Muy destacable a nivel técnico, pero sobre todo si por algo es recordado este ISS Deluxe fue por revolucionar el género con un control muy depurado y fácil de asimilar para cualquier jugador, y que durante años fue la referencia a seguir. Numerosos modos de juego y un total de 128 selecciones disponibles terminaban de redondear un título espectacular. Eso si, hasta varias entregas posteriores no se utilizaron las licencias oficiales y, como muchos recordaréis, los nombres de los jugadores no eran reales, encontrándonos casos bastante cómicos como los inolvidables Roberto Larcos o Ravoldi. Todo un clásico que seguramente muchos echarán de menos en la selección de títulos de Nintendo.

Parodius

Quizá Parodius no sea uno de los juegos más recordados por muchos de los usuarios de El Cerebro de la Bestia, pero no podía dejar pasar la oportunidad de hablar del que es uno de mis juegos favoritos. Este título, a priori una parodia del famoso Gradius (lógicamente, ambos títulos pertenecen a Konami) reúne los elementos de un matamarcianos tradicional pero con un sentido del humor nunca visto en el género. Desde el diseño de escenarios y personajes hasta la banda sonora o los gags que se suceden a lo largo del juego denotan que no nos encontramos ante un shoot em up tradicional.

Otro de los detalles que destacan con personalidad propia en este título es la banda sonora, adaptaciones muy cañeras de temas clásicos y de la cultura japonesa que aún a muchos nos rondan en la cabeza. Para terminar de redondear un genial clásico como éste, contamos con una jugabilidad a prueba de bombas y una dificultad muy ajustada (un punto por debajo de otros títulos del género) que hacen de Parodius un juego muy a tener en cuenta.

Según afirmaba hace unos días la propia Nintendo, la selección de 21 títulos ha sido cuidadosamente seleccionada en función de la popularidad y las ventas de cada uno de los juegos. También nos imaginamos que habrá tenido mucho que ver el hecho de que Nintendo no es dueña de todas las franquicias o títulos de su sistema, que en muchos casos pertenecen a las third parties que los desarrollaron en su momento. Esto habría obligado a Nintendo a llegar a acuerdos con cada empresa para incluir según que títulos, algo a lo que parece Nintendo no estaba dispuesta (tal vez habría encarecido el producto) viendo algunos de los grandes juegos que se han quedado fuera del listado definitivo de esta Nintendo Classic Edition Super Nintendo.

No olvides seguirnos en nuestro perfil de facebook o también a través de nuestra cuenta de twitter si no te quieres perder más artículos como éste y estar al corriente de las últimas noticias del mundo de los videojuegos clásicos.